Días 10 y 11. Visitar a familiares y donar libros

donar libros

Dejé todos mis libros en España (ahora solo tengo mi kindle), y para poder cumplir el reto de donar libros, aprovechando el fin de semana hemos vuelto a casa de los padres de Gabriela para seleccionar unos cuantos libros de su librería.


Cómo seleccionar y donar los libros viejos

Aquí en Brasil no esta prohibido salir de casa, ni visitar a familiares. Y aunque lleváramos desde el 20 de Marzo confinados en casa, decidimos ir a pasar el día de la madre con los padres de Gabriela y aprovechar para cumplir el reto de visitar a un familiar y el reto de seleccionar los libros para donar. Así matamos dos pájaros de un tiro.

limpiar librería
Este fue el estado en el que nos encontramos la librería.

Fuimos revisando uno a uno todos los libros. Incluso yo seleccioné dos para leer, uno en portugués y otro en español. «El lobo estepario» de Hermann Hesse y «O monge e o executivo» de James C. Hunter.

Tras sacarlos todos de la estantería volvimos a colocar uno a uno, los que Gabriela no quiere tirar porque le traen felicidad. Ese es el método empleado por Marie Kondo y el que mejor funciona.

donar libros
Así quedó la estantería tras la limpieza.

Tras la limpieza seleccionamos unos cuantos libros para donar. Y otros los pondremos en una aplicación llamada Skoob, que sirve para intercambiar libros. En esta aplicación cada vez que envías un libro te dan créditos con los que puedes pedir libros de otros usuarios, es una buena forma de intercambiar libros.

Conclusión de donar libros

Los libros de la casa también tienen que ser objetivo de las acciones minimalista de cada uno. Ya que al limpiar nuestras cosas personales normalmente solemos olvidar los libros. Y es que so que dicen de que «el saber no ocupa lugar» pues no es cierto del todo, ya que los libros ocupan estanterías que acumulan polvo entre otras cosas.

Esto no quiere decir que si tienes una colección de libros, tengas que tirarla, ni mucho menos. Pero seguramente si los revisas todos, lo más probable es que encuentres algunos que no te gustan, o que están desfasados. Quédate solamente los que te traen felicidad o los que piensas volver a leerte porque te encantan. Piensa que un libro olvidado en tu estantería puede traerle conocimiento o alegría a otra persona.

Y finalmente te recomiendo que te pases a los libros electrónicos ya que no ocupan espacio.


Seguimos los próximos días publicando los desafíos del reto minimalista de 30 días.

Deja una respuesta